12 de marzo de 2018

Manifiesto por una educación libertaria y creativa

Img: Gustave Doré






















-Creo en el aprendizaje como juego. No creo en títulos, exámenes, medallas, ni palmaditas en la espalda, sino únicamente en el placer y la alegría de aprender de por vida.

-Creo en un aprendizaje útil y esencial, no dirigido a tener un mejor curriculum según los criterios generales, sino dirigido a tener una mejor vida según los criterios personales.

-Creo en un aprendizaje libre, auto-didacta y auto-diseñado, y no en un aprendizaje oficial, reglado e impuesto por el Estado para reforzar la ideología imperante en cada momento.

-Creo en un conocimiento transversal, en el que cada cual pueda componer su propio saber como una sinfonía única e irrepetible.

-Creo en la libertad individual para asignar una jerarquía privada a los conocimientos a los que libremente se decida acceder.

-Creo en la creatividad como esa capacidad inherente al ser humano para crear nuestras propias vidas, no siendo víctimas de las circunstancias, sino utilizando cualquier circunstancia como instrumento de esa creación.

-Creo que las opiniones aparentemente contradictorias son complementarias. Creo en la integración y no en la oposición. Creo en la verdad como aquello que da resultado, pudiendo manifestarse esta verdad de formas diversas.

-Creo en el libre pensamiento, en la singularidad del individuo, y en la responsabilidad personal de convertirnos nosotros mismos, de forma individual, en nuestra aportación al mundo. Sin pretender que nadie tenga que apoyarnos ni sumarse a nosotros.

-Creo que el ser fiel al interés individual es la mejor aportación al saber colectivo.

-Creo en educarnos a nosotros mismos durante toda la vida, absteniéndonos de pretender educar ni a nuestros hijos ni a nadie.




Si Fueses Pájaro Lo Entenderías: