Principio de disolución

Lo contrario de toda verdad es también verdad. Siempre. Sin peros. Sin matices. Sin comparaciones. Totalmente. Profundamente verdad. Sin piedad. Sin escapatoria. Desde cierto punto de vista, en cierta dimensión, en cierto momento, y en cierto sentido... también es verdad. Los conceptos son sólo parte de la cáscara que recubre un misterio infinito esperando a ser colapsado, a ser definido por un cerebro limitado y minúsculo. No se trata de razones. Todo consiste en qué realidad decides crear para ti mismo. Es decir: para todos.